Presentación de “La memoria del frío”

Marcapáginas Memoria 1Ya había ganas de que llegara y, por fin, ha llegado. Con los libros aún calientes, he querido realizar la primera presentación de “La memoria del frío”, mi nuevo poemario, en mi pueblo, Villarejo de Salvanés. Más adelante os iré informando sobre otras presentaciones.

Junto al calor de la imprenta, los poemas que se recogen en este libro, aún traen un rescoldo frío de este último invierno, una pátina de nieve posada en la memoria, un no querer desprenderse del contraste paradójico de las cosas que nos duelen alegremente. Quiero presentaros y, sobre todo, contaros en qué consiste este puñado de poemas, escritos a lo largo de 2017, y quiero también contar con vuestra compañía en un momento tan especial para mi.

Por eso, os invito a la presentación y a la lectura de poemas que se realizará el próximo miércoles 25 de abril a las 20:00 h. en la Casa de la Tercia.

Y quiero dar las gracias ante todo a Pablo Méndez Jaque, mi editor, por acoger tan calurosamente este poemario en su editorial. También a Rebeca Figueroa, que me acompañará en la presentación del libro.

¡Os espero!

“Cristales sucios”: Próxima presentación en Rivas-Vaciamadrid

El próximo día 5 de octubre a las 19:30 h. presento en la Sala “Marcos Ana” del Centro Cultural “Federico García Lorca” de Rivas-Vaciamadrid, mi poemario “Cristales sucios”, que ya fue presentado en Villarejo de Salvanés el pasado mes de abril.

En esta ocasión, gracias a la Concejalía de Cultura de Rivas-Vaciamadrid, voy a poder dar a conocer el libro ante un mayor número de personas y voy a contar para ello con la ayuda de dos grandes escritoras a las que estoy enormemente agradecido, Elena Muñoz y Rebeca Figueroa. 

Por ello, en la medida en que vuestras obligaciones os lo permitan, estaría encantado de que acompañaseis en este acto en el que vamos a hablar de poesía y olvidarnos de la rutina. Os espero.

El libro “Cristales sucios” ha sido editado y publicado en abril de 2017 por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Espiel (Córdoba). La publicación es el resultado de la obtención por unanimidad del jurado del XXIV Premio Nacional de Poesía “Acordes”, que convoca anualmente dicha localidad. Se integra dentro de la serie de libros que agrupan todas las obras ganadoras en los sucesivas ediciones en que se ha convocado el premio, que cuenta ya con una larga nómina de autores reconocidos en el mundo de la poesía.

“Cristales sucios” es un poemario en el que se abordan distintos temas relacionados con la percepción de la realidad. Son temas que se tratan desde la perspectiva subjetiva e introspectiva del poeta ante el discurso lineal del tiempo como una imposición inevitable, frente a la que se contrapone una ruptura pretendida y explorada a través de la poesía. De este modo, el poemario es también una reflexión metapoética en la que se piensa la poesía como ámbito donde precisamente se produce esa ruptura del tiempo lógico y lineal, de modo que un poema puede contener la transmutación del pasado y la adivinación del futuro, fusionando ambas cosas en el presente. La emoción que subyace a ese propósito de ruptura del tiempo y sus lugares, así como del propósito de recrear el pasado en un presente abierto por el futuro, deriva de la consciencia de la transformación personal. Ese cambio lo provoca el amor, una historia de amor difícil que altera el mundo del poeta. Y eso es lo que el poemario esconde y a la vez desvela discretamente, la historia de un amor fronterizo, un amor entre el mundo impositivo del pasado y el mundo de lo posible que augura el futuro.

“Cristales sucios” viene precedido por una introducción del filólogo y poeta cordobés Rafael Antúnez Arce, titulada “La luz en la memoria” en la que se analizan algunas claves del poemario. En palabras de Rafael Antúnez, “el poeta nos aborda mediante la expresión de su soledad, de la desolación del ser humano en la ciudad moderna, mediante la exteriorización de su vacío y de su alienación en un territorio que no le pertenece y al que no pertenece”.

La obra se inicia con el poema que da título al libro, en el que, sobre un fondo anecdótico, se establece metafóricamente la forma en que la realidad se muestra a través de cristales sucios que, no obstante, dejan adivinar el mundo y cuya suciedad se funde con la realidad en los ojos del poeta ante un suceso personal doloroso. Pero, finalmente, el protagonista deposita en la voluntad de optimismo la capacidad de trasmutar la suciedad en una mirada limpia, una mirada futura llena de posibilidades.

Tras este primer poema se suceden otros trece, que desarrollan estos y otros temas directamente relacionados, siempre incidiendo en la reflexión de aspectos subjetivos apreciados en las emociones que se suscitan en un periodo de crisis interior.